Tendencias de consumo

Tendencias de consumo

El ser humano es muy susceptible a muchos compuestos químicos y elementos nocivos probablemente más de lo que parece y más en una sociedad que puede encontrarse en un deterioro muy avanzado por todo tipo de emisores, ya sea por mala política, organización, mala educación, familia disfuncional, problemas económicos, problemas psicológico, depresión y muchos más, de los cuales pueden encaminar a una persona hacia el consumo de estupefacientes y psicotrópicos o comúnmente conocidos como drogas, todo con la finalidad de aliviar el dolor y la depresión evitando así los problemas que los atormentan sin encontrar una solución al mismo.

Además del gran problema de comercialización de drogas, lo cual es ilegal en muchos países y en algunos otros está permitida la venta de algunos pocos pero bajo una estricta perisología, que aunque la venta lícita de algunos como medicamentos es algo que ha combatido de alguna manera la venta y consumo ilegal, sigue siendo un problema muy difícil de combatir, siendo una de las más duras batallas dentro de nuestra sociedad y una de las guerras que ha durado hasta la actualidad y sigue llevando consigo muchas vidas, ya sea para que pase a convertirse en un delincuente o en un difunto.

Prueba de ello se puede observar en nuestro pasado más contemporáneo, el consumo de drogas ilícitas ha sobresalido en muchos países, entre la variedad podemos tomar como ejemplo a Estados Unidos ha venido incrementándose esta actividad. Se calcula que alrededor de 2011, unos 22.5 millones de ciudadanos de los Estados Unidos de 12 años de edad o mayores usaron alguna droga ilícita o abusaron de medicamentos psicoterapéuticos, como analgésicos, estimulantes o tranquilizantes. Esto equivale al 8.7 por ciento de la población, mientras que en el 2002, el porcentaje fue del 8.3 por ciento, es decir, existe un aumento muy considerable y en tan solo nueve años, lo cual puede llegar a multiplicarse. El incremento refleja principalmente un aumento reciente en el consumo de la marihuana, siendo esta la droga más conocida y consumada aunque no significa que no traiga consecuencias.

Por otra parte el consumo de la mayoría de drogas aparte de la marihuana no ha cambiado de forma considerable, en el mismo periodo de tiempo en el cual aumento el consumo de marihuana, las demás drogas no han mostrado cambio igual de sorpréndete que esta. Con relación a los medicamentos psicoterapéuticos que requieren receta médica, en el 2011, unas 6.1 millones de personas de 12 años de edad o mayores en los Estados Unidos, es decir, el 2.4 por ciento de la población hicieron uso no médico de los mismos, esto significa que los consumieron sin tener una receta de un médico o de una manera o con fin diferente para el cual fueron recetados, concernientemente con una obtención probablemente ilegitima.

En un informe más actual de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito, el cual arrojo que 1 de cada 20 adultos, es decir, alrededor de 250 millones de personas de entre 15 y 64 años, consumieron por lo menos una droga en 2014. Aunque considerable, esa cifra, que equivale aproximadamente a la suma de la población de Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido, no parece haber aumentado en los últimos cuatro años de manera proporcional a la población mundial. Sin embargo, dado que se calcula que más de 29 millones de personas que consumen drogas sufren trastornos relacionados con ellas, y que 12 millones de esas personas son consumidores de drogas por inyección, de los cuales el 14% viven con el VIH, el impacto del consumo de drogas en lo que respecta a sus consecuencias para la salud sigue siendo devastador. Estas cifrasfueron calculadas hasta el año 2016.

Además consideran que el número de muertes relacionadas con las drogas, en relación al año 2014 se calculó en alrededor de 207.400, es decir, 43,5 muertes por millón de personas de entre 15 y 64 años, ha permanecido estable en todo el mundo, aunque sigue siendo inaceptable y evitable. Las muertes por sobredosis representan aproximadamente entre un tercio y la mitad de todas las muertes relacionadas con las drogas, que en la mayoría de los casos se deben a los opioides. El período inmediatamente posterior a la excarcelación se asocia con un aumento considerable del riesgo de muerte por causas relacionadas con drogas (principalmente por sobredosis), cuya tasa de mortalidades mucho mayor que la mortalidad por todas las causas en la población general.

En lo personal, son cifras muy alarmantes, que señalan un gran problema en nuestra sociedad que va a terminar consumiéndonos a largo plazo, generando una gran cantidad de problemas como la falta de desarrolla, mayor delincuencia, nacimiento de anarquía, desequilibrio económico, destrucción de familias y hasta la destrucción de nosotros mismos.